JORNADA DE EMOCIONES EN EL CENTRO POLIVALENTE DE FEGADI COCEMFE


En vísperas del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad de un año muy complicado a todos los niveles y, en especial, para las personas con discapacidad gravemente afectadas y el personal que las atiende, el Centro Polivalente ha vivido una jornada muy emotiva por dos situaciones que se han dado.

En primer lugar en la 5ª Edición Premios Fegadi de manera extraordinaria el “Reconocimiento a todas las personas y entidades que componen la gran familia FEGADI” entre la que se encuentra la plantilla de este centro por su admirable dedicación, humanidad y profesionalidad en este año 2020.

Y por otro lado la alegre y sentida despedida de uno de los residentes, Santiago, una persona muy querida en el Centro que pasa a otra Residencia más cerca de su familia en su localidad natal.

Transcribimos textualmente la carta de agradecimiento de las hijas de Santiago hacia el personal del Centro Polivalente de FEGADI COCEMFE:

Antes de que nuestro padre ingresara en Fegadi hace ya 11 años, encontrar un lugar que se adaptase a sus necesidades fue un periplo complejo.

Resultó un alivio para nosotras, saber que aquí estaba su sitio y el tiempo nos demostró que además ha sido un hogar para él.

En el difícil camino emocional que supone dejar los cuidados de un padre enfermo en manos de otros, Fegadi ha significado confianza y tranquilidad.

No ha sido fácil ver el deterioro que nuestro padre ha ido sufriendo en estos años, pero desde luego que ha sido mucho más llevadero sabiendo las atenciones que estaba recibiendo.

No sabríamos como empezar a agradecer por la paciencia, por la intervención y por los cuidados tremendos que cada día habéis realizado a Santiago.

El equipo entero de Fegadi sois para nosotras ejemplo de buenas prácticas y compromiso.

El enfoque del centro con las muchas actividades y terapias, es ejemplo de una organización que sabe lo que hace.

Queremos hacer una mención especial a las/los cuidadores:

Gracias por cada comida, por cada ducha, por cada paseo.

Gracias por tratar a nuestro padre con delicadeza, con amor, con comprensión.

Gracias por curar sus heridas, entender sus rabietas, ayudarle en sus despinstes.

Gracias por ser nuestras manos y nuestro corazón.

Las necesidades de nuestro padre han cambiado, es por eso que nos despedimos para empezar una nueva etapa en la que por fin Santiago va a estar en su tierra, la que nombra siempre tanto.

Seréis siempre un recuerdo importantísimo en la vida de nuestro padre, incluso cuando los suyos se borren, estaremos ahí para recordárselo.

Un abrazo enorme.

Con cariño.

Mireia y Yaiza”

 

#JuntosSeguimosSumando